En la ciudad luz, brilló Colombia.

francia colombia

Foto: www.fff.fr

Así se trate de juegos amistosos o de preparación, el denominarse como fecha FIFA, les brinda a estos compromisos un carácter de seriedad, responsabilidad y obliga a la entrega en el campo, de los seleccionados que estarán presentes en el Campeonato Mundial Rusia 2018.

Saltar a la cancha de Saint-Denis, escenario de la final Francia 98, con título para los anfitriones ante Brasil y ante 80.000 espectadores, donde no creo que las tribunas tuvieran 10.000 colombianos apoyando a los dirigidos por Pékerman, no es nada fácil.

Don José, poco amigo de experimentar, envió a la contienda a sus hombres habituales, bien sabemos que cualquier alteración nominal, solo aparece ante alguna lesión o sanción, como en este caso la presencia de Mateus Uribe por la incapacidad de Juan Guillermo Cuadrado y de Luis Fernando Muriel, al no tenérsele en la lista a Teófilo Gutiérrez.

Cumplido el respectivo protocolo, se puso la pelota en juego para franceses y colombianos.

Por características y antecedentes, los locales iniciaron arrollando con base en velocidad, precisión, tenencia de pelota y agresividad en ataque. Colombia al igual que cualquier rival se vio sorprendida con semejante avalancha.

Los desaciertos en la entrega de balón, la poca generación de juego y ninguna presión sobre su antagonista, preocupaban, y más aún cuando apenas a los 10 minutos del inicio, un centro desde la banda izquierda genera un rebote del golero David Ospina, que capitaliza el atacante galo, Olivier Giroud, para marcar el primero de zurda en la portería colombiana.

A los 25 minutos, Abel Aguilar queda tendido en el piso al no interceptar una pelota que llega a Thomas Lemar sobre la izquierda, quien deja pasar de largo a Santiago Arias y a Davinson Sánchez, para fulminar sin misericordia al golero Ospina.

El 2x0 en favor de Francia, con semejante ritmo de juego, efectividad y tan poca resistencia de Colombia, suponían muy en especial para los detractores del estratega argentino, la goleada del siglo.

Cumplido ese cuarto de partido que corresponde al ADN de los franceses en casa, donde apabullan a quien sea, se bajan las revoluciones y Colombia que cuando se le hiere aflora su casta, (Recordemos cuando se perdía 3x0 en Barranquilla frente a Chile y en el período complementario empató 3x3) se levantó de sus cenizas y en una llegada de Luis Fernando Muriel sobre sector izquierdo, envía un centro para la llegada de Davinson Sánchez quien no conecta, pero si sirve de distracción al golero Hugo Lloris, quien duda, se desconcierta, terminando la pelota nítida en el fondo de la red (27’pt).

El 2x1 para cerrar esa primera mitad, fue como un grito al oído de los colombianos del trillado estribillo “Si, se puede”.

Reiniciado el juego en la parte final, Colombia se montó en el partido, con disposición y fútbol coherente.

Rayando el minuto 16 de la complementaria, una rápida avanzada colombiana, nos enseña a James Rodríguez, cabeza levantada y centrando de derecha, para la aparición del infalible goleador, sí, el mismo, Radamel Falcao García, quien determina el 2x2, tan fácil, como siempre lo sabe hacer.

Colombia estaba con la camiseta llena de aire y con arrestos para definir, ya con variantes realizadas por Pékerman.

La angustia de los franceses ante semejante reacción, obliga a una infracción de Samuel Umtiti sobre José Heriberto Izquierdo dentro del área, que se sanciona como pena máxima por el silbato suizo, Adrien Jaccotte y que transforma en gol, otro recién ingresado, Juan Fernando Quintero, para sellar la remontada y ganar con un histórico 2x3 de la mano de José Pékerman.

CAMBIOS
Selección Colombia: Lerma por Aguilar (21’st); Zapata por Falcao (21’st); Izquierdo por Muriel (31’st); Quintero por James (37’st); Barrios por Uribe (44’st).