Boyacá Chicó pagó los platos rotos.

america chico

Foto: americadecali.co

Con un Pascual Guerrero bastante desolado, América recibió a Boyacá Chicó, el equipo del controvertido Eduardo Pimentel.

La victoria era más que obligatoria, para de alguna forma palear la mala racha de resultados de los locales. El estreno del cuerpo técnico portugués en cabeza de Pedro Santos, era una de las mayores expectativas, pues muy pocos antecedentes de éxito avalan a los recién llegados.

Iván Vélez como lateral derecho ante la ausencia obligada del titular Juan Camilo Angulo, fue una de las novedades presentadas, de ahí la presencia obligada de Pablo Armero sobre la banda izquierda complementado el cuatro defensivo.

Alejandro Bernal fue inicialista junto al de siempre, Elkin Blanco, en la primera zona de volantes. Carlos Lizarazo y Darío Botinelli, complementaron el sector de medio campo, quedando en Cristian Dájome y Cristian Martínez Borja, la responsabilidad del ataque.

El rival entreverado entre los coleros de la Liga, venía con el suceso de haberle empatado al opulento Atlético Nacional. Luego el asunto no pasaba por considerar que el partido estaba definido en favor de los “escarlatas”.
Otra actitud se apreció desde el comienzo del partido, en este desvencijado América que abandonó Jorge “polilla” Da Silva.

La dinámica, buen trato de pelota y elaboración de juego, amén de una gran seguridad defensiva, significaron como resultante un golazo de media distancia de Botinelli, a la postre el primer gol del juego (7’pt).
La dicha de la hinchada roja aumento, cuando el central del partido, Wilmar Roldán, sancionó una mano dentro del área como penal en favor de América.

La ejecución perfecta de Martínez Borja, selló el 2x0 en favor de los americanos al cierre de la primera mitad.
La complementaria no favoreció para nada a los visitantes, pues Díaz (9’st) y Ponce (10’st) recibieron los cartones rojos del central, dejando a su equipo con 9 jugadores en al campo de juego.

Un certero contragolpe, dejó a Armero de cara al golero José Huber Escobar, batiéndolo y sentenciando el 3x0 definitivo en favor de los americanos.

Las protestas de Botinelli al silbato Roldan, lo hicieron acreedor a la tarjeta roja (24’st), terminando América el juego con 10 elementos.

El triunfo rojo en parte devuelve la fe a su parcial, que ahora espera una victoria en el clásico contra Deportivo Cali.

AUDIO: Las declaraciones del técnico del América después del encuentro.